El servidor está en beta, si tienes algún error por favor repórtalo.

Otros Un día tranquilo en InclusiveCraft

Úsalo en la categoría de "Relatos" cuando tu escrito no cuadre en los demás.

MrVizious

New member
Manolo riega sus petunias.

Lleva haciéndolo ya varios meses, y las flores han crecido hasta tener colores muy vistosos. Rosa, blanco, amarillo y violeta, todos estos colores que hacen que Manolo se pueda sentir orgulloso de su trabajo.

Mientras está asomado al balcón, Manolo ve a gente correr de un lado a otro. Escucha gritos, silbidos, cuernos de guerra y armas desenvainándose. Alguien jura, a pleno pulmón, que derrotará a Jack. ¿Quién será el tal Jack? A Manolo no le importa demasiado, al menos mientras no se acerque a sus petunias.

A la hora del té, Manolo escucha noticias sobre una boda. Le alegra saber que el amor sigue triunfando, y eso le da una idea. Decide que, si hay algún momento en que sus petunias puedan hacer feliz a alguien, este es sin duda el correcto. Corta, con tristeza y nostalgia, sus preciosas flores, y hace un colorido ramo para la alegre pareja, que lo recibe con el cariño y el amor propios de la luna de miel.

Volviendo a su casa, Manolo vuelve a observar barullo. La gente le adelanta por las calles de Hope City, y todos parecen murmurar cosas sobre un portal inestable. Es entonces cuando Manolo se preocupa. Se preocupa mucho, de hecho. No por el portal, desde luego. No, lo que a Manolo le preocupa es su vieja mecedora, que está medio rota y muy inestable, más de lo que cualquier portal pueda estar. Manolo había olvidado que hoy iba a dedicarle tiempo a encolarla y lijarla. Otro día será, piensa Manolo.

Mientras Manolo se pone el pijama, escucha explosiones. Por un momento se plantea acercarse a observar, pero ya se ha tomado su infusión de camomila, y nota el cansancio del día acumulado en sus rodillas, así que decide confiar en que sus vecinos podrán, sin duda, encargarse de lo que sea que suceda. Ya preguntará mañana qué ha sucedido cuando se cruce con alguien.

Tras una noche de descanso, Manolo se levanta y ve un regalo en su puerta. Su cara se torna en una mueca de alegría al ver que, la recién casada pareja, le ha regalado nuevas semillas. Así pues, durante la mañana, Manolo planta las nuevas semillas, y vuelve a realizar su rutina favorita:

Manolo riega sus petunias.
 
Arriba